Los 5 “errores” que van a revisar en tu declaración

Como este año ¿Por qué será? el gobierno tiene un enorme interés en que nos devuelvan a todos antes del 24 de mayo, la campaña de renta 2014 comenzó antes que nunca, y desde el 7 de abril se pueden enviar declaraciones a través de internet.

Los inspectores de la Agencia Tributaria han encontrado varios focos de “errores” u “olvidos” frecuentes en las declaraciones de los contribuyentes en los que se van a intensificar las actuaciones de la Administración en las labores de comprobación e inspección tributaria.Cintillos DCintillos D

¿Qué me van a revisar?

1. La vivienda habitual que ya no lo es. Este año especialmente la Agencia Tributaria intensificará los controles sobre la aplicación por la deducción por inversión en vivienda habitual. Por un lado vigilará aquellos jóvenes, casados o no,  que debido a la crisis han vuelto a casa de sus padres pero siguen deduciéndose los pagos de la hipoteca de la que ya no es su residencia habitual porque no viven en ella, aunque declaran que si. Hacienda inspecciona los consumos de suministros a la vivienda para detectar que el contribuyente no vive allí.  También hará comprobaciones a aquellos contribuyentes que se confunden en la fecha de adquisición de la vivienda  y declaran la compra antes del 1 de enero de 2013 ; y por último, siendo ya un clásico de las comprobaciones de los últimos años, cuando el contribuyente ha financiado con la hipoteca la compra del coche, el mobiliario de la casa o la reforma del salón, cuando solo puede deducirse la parte del préstamo hipotecario que se corresponde con la adquisición de la vivienda.

2. La multiplicación del hijo único. Otro de los errores más comunes últimamente se produce cuando los dos miembros de una pareja de hecho que hacen la declaración por separado se deducen el 100 % de cada hijo, cuando deberían repartirse la desgravación entre ambos padres. O cuando padres separados tratan de deducirse a los hijos aunque no convivan con ellos, o tratan de seguir deduciéndose por ellos aunque hayan superado los 25 años de edad, fecha límite para la deducción de los hijos sin ingresos.

3. Los alquileres no declarados, o los inquilinos que se deducen. También por los suministros de una vivienda, el consumo de agua o electricidad, o tu propio vecino, pueden delatar el alquiler de un piso que no se declara en renta. La Agencia Tributaria lleva varios años persiguiendo los alquileres no declarados. O cuando todos los inquilinos del piso quieren deducirse el alquiler en su renta cuando solo tiene derecho el que figura en el contrato de alquiler, y si son varios tienen que deducirse los pagos a partes iguales.

4. Subvenciones para VPO y ayudas en la compra de coches. Otro de los asuntos que los contribuyentes se “olvidan” de declarar son las subvenciones que han obtenido para financiar la adquisición de la vivienda, o la ayuda para la instalación de un ascensor en la comunidad de vecinos , o la subvención del plan PIVE por la compra de un vehículo en la parte que subvenciona el estado. Todas esas subvenciones se consideran ganancias patrimoniales y deben declararse en la renta del ejercicio en que se han disfrutado.

5. Los gastos de los autónomos.  Y un año más los autónomos vuelven a estar en el punto de mira de la Agencia Tributaria, y revisará esas obras o gastos de la vivienda personal que se deducen en la actividad profesional, o los gastos del vehículo, cuando la normativa del IVA solo permite la deducción al 50 %, o los gastos de viajes o las vacaciones de la familia que se deducen como gastos por viajes que tienen que ver con la actividad profesional, los tiquets de la gasolina, los gastos de comidas, las compras en supermercados, etc…

Hay que tener en cuenta, además, que Hacienda ya conoce gran parte de los datos que tenemos que declarar, porque ha recibido la información de nuestros rendimientos del trabajo, de nuestras cotizaciones a la seguridad social o las retenciones que nos han practicado; también les han comunicado nuestras aportaciones a planes de pensiones, y nuestros intereses bancarios, o los rendimientos por las ventas de fondos de inversión. Si nos “equivocamos” al declarar cualquiera de estos datos, Hacienda lo detectará de inmediato.

 

Deja un comentario