Los socios también tienen “otro” problema (2ª parte)

Cuando aún estamos tratando de asimilar las nuevas obligaciones para los socios profesionales de las sociedades (Los administradores tenemos un problema), la Agencia Tributaria se saca el “penúltimo” conejo de la chistera…

La diferencia del concepto de rendimientos profesionales para IRPF e IVA.

Según el IRPF, los rendimientos obtenidos por un socio o participe de una sociedad que realice actividades profesionales (de las enmarcadas en la sección segunda del IAE) se calificarán como rendimientos profesionales si están dados de alta como autónomos o en una mutualidad de previsión social alternativa.

Sin embargo, a efectos del IVA, la inclusión en el RETA (Régimen Especial de Trabajadores Autónomos) no implica automáticamente que el profesional sea sujeto pasivo de IVA.image-5

¿Cuándo tienen que darse de alta como autónomos?

Tendrán que darse de alta como autónomos los trabajadores que ejerzan las funciones de dirección y gerencia que conlleva el desempeño del cargo de consejero o administrador, siempre que posean el control efectivo, directo o indirecto, de la sociedad.

Se entenderá por control efectivo:

  • La posesión del 50 % del capital social, a título individual o sumando las participaciones de los socios con los que conviva, existiendo vínculo conyugal o lazos de parentesco hasta el segundo grado.
  • Participación en el capital social igual o superior a 1/3 (33%)
  • Participación igual o superior a 1/4 (25 %), si tiene atribuidas funciones de dirección y gerencia de la sociedad.

Consideración de empresario o profesional a efectos del IVA

  1. Si en el desarrollo de la actividad del socio en la sociedad se dan las notas de ajenidad en el trabajo y dependencia en el régimen de ejecución del mismo, con los indicios que se exponían en el post anterior, nos encontraríamos ante un contrato de trabajo, sometido a la legislación laboral, y por tanto sus servicios no estarían sujetos al IVA, es decir, no facturaría a la sociedad.
  2. Si, a efectos del IRPF, sus rendimientos son calificados como actividad económica por la ordenación por cuenta propia de los factores de producción para el desarrollo de su actividad profesional, las prestaciones de servicios del socio si estarían sujetas al IVA, tendría que darse de alta en el censo de empresarios o profesionales, estaría obligado a emitir factura por sus servicios a la sociedad y presentar las autoliquidaciones fiscales correspondientes al IVA.

Y salió el conejo de la chistera…

Y 3) Si a efectos del IRPF sus rendimientos se califican como actividad económica por haberse dado de alta como autónomo, pero la relación socio-sociedad debe calificarse como laboral por concurrir las notas de dependencia y ajenidad, los servicios prestados por el socio a la sociedad no estarán sujetos al IVA, pero si deberá darse de alta en el censo de empresarios o profesionales cumplimentado las siguientes casillas del modelo 036:

  • Apartado 4. Declaración de actividades y locales (Casillas 400, 402, 403 y 404) y las correspondientes al apartado 4B) Lugar de realización de la actividad.
  • Apartado 6. Impuesto sobre el Valor Añadido (Casilla 501. Realiza exclusivamente operaciones no sujetas o exentas que no obligan a presentar autoliquidación periódica).
  • Apartado 7. A) Impuesto sobre la renta de las personas físicas (Casillas 608 o 609), según sea estimación directa normal o simplificada.

ACTUALIZACION. ABRIL 2015.

La Dirección General de Tributos ha emitido la consultaV1148-15 y la consultaV1147-15, del 13 de abril de 2015, sobre la tributación en IRPF, en IVA y en IAE de los socios profesionales de sociedades que prestan servicios profesionales a las mismas teniendo en cuenta la nueva redacción del artículo 27 de la Ley del IRPF según redacción dada a la misma por la Ley 26/2014.

 

Deja un comentario